domingo, 16 de julio de 2017

DESARROLLO DE UN PERSONAJE: "El regreso"


Al tercer timbre, abrió la puerta. Allí estaba ella, la prima Lucía; tan esbelta, tan peinada, tan sonriente, tan perfecta. Le plantó un beso en cada mejilla antes de dejarla entrar y soltar maleta y neceser. 

Él no podía entender cómo, después de ocho años de éxitos como modelo entre Milán y Nueva York, ahora venía a compartir tiempo con quien de niña fue inseparable.

No sin frialdad, la invitó a sentarse en la butaca y ella, tras ojear el salón, admitió que a él no le había ido mal, aunque como siempre hacía, tuvo el detalle de recordarle su último fracaso escénico. 

En cuanto se quedaron callados ella no pudo evitar las lágrimas. Ante la perplejidad del primo, sólo pudo extenderle una agenda forrada en tela de piel de leopardo. Él quedó sorprendido al abrir y encontrar contactos, anotaciones, lugares de encuentro, precios... 

Contuvo la sonrisa y sintió no poder contar a mamá que el éxito de “la perfecta Lucía” se había fraguado sobre camas de media hora.


Marta Matamala.
Febrero, 2017

No hay comentarios: