domingo, 16 de julio de 2017

EL MIEDO A LA HOJA EN BLANCO: EJERCICIO DE DESBLOQUEO.

"ME GUSTA/NO ME GUSTA"

Me gustan los lunares de cualquier tamaño y color, me gustan en las sábanas, en las blusas, en las faldas, en los pañuelos. Adoro los zapatos de tacón ancho y con tiras que los sujeten, para permitir a mis pies zapatear por bulerías, por alegrías. Por tangos. Disfruto los besos en la boca con los ojos cerrados, y el roce de otra lengua carnosa en medio de la humedad de las salivas. Me encanta pasar por delante de un colegio a la hora de la salida de Primaria y ver desde mi coche, mientras me paro en una interminable cola, a esos niños rubios de pelo rizado, mirando a su madre con admiración mientras se aferran a su mano. Disfruto subiendo las escalerillas de un avión que me lleve a cualquier sitio que me permita transitar por caminos por los que nunca he pisado. Me gusta sentarme en mi despacho y escuchar historias de cada una de las personas que pasan por él, de sus hijos, de sus vecinos… Me fascina tomar una copa de cava mientas muerdo una tostada con salmón y huevos revueltos, que se van dejando caer por los bordes, mientras contemplo el verde del valle hasta el mar. 

No soporto los gritos ni cuando son míos, muchísimo menos cuando son míos. No me gustan los pantalones de chándal blancos, que sólo sirven para pasear cada mañana de domingo, con un periódico doblado bajo el brazo. Me desagrada el olor que impregna cada espacio de mi coche, al tomar La Rambla para entrar en Santa Cruz. Me enoja la basura en los senderos y las colillas en las playas, huellas de visitantes anteriores, que se apropiaron de la naturaleza que no les pertenece. Me desagrada la textura blanda e inconsistente de los callos al entrar en la boca, como si no se prestasen a ser mordidos y jugasen a escurrirse entre los dientes. Me molesta mancharme las manos de tierra, que se meta entre mis dedos y mis uñas, dejando unos visibles puntitos negros que se convierten en rayas cuando los intento sacar. 

Pero sobre todo, no me gusta contar las cosas que necesito contarte.

Marta Matamala.

No hay comentarios: