domingo, 16 de julio de 2017

MICRO RELATO CORAL.



Ángel Mora.

Maldita la hora en que decidí embarcarme en aquel crucero. Me vendieron la moto: “Disfrute de un viaje de ensueño por el Mediterráneo haciendo escala en Niza, Cerdeña, Nápoles, etc., etc.” La culpa la tuvo mi hermano que junto con mi cuñada, decidieron darme una grata sorpresa.

Marta Matamala. 

Aun en el puerto, mientras esperábamos, miraba hacia el puerto deseando estar allí en aquel momento. Me perdí en el recuerdo de los días anteriores dentro del estadio lleno de gente viendo la competición de atletismo. Quién me iba a decir que aquel tropiezo con Esteban podía llegar a alterar mis vacaciones de aquella manera.

Luis Cabrera.

Respiré hondo para tranquilizarme y hacerme a la idea de que esto era lo que tenía que afrontar. No quise, como hacía en otras ocasiones en que no aceptaba las circunstancias que me acorralaban, responsabilizar a los días de lo sucedido.

Pues bien, ya hablaría con él a la vuelta y vería qué hacer.

Enero, 2017

No hay comentarios: