domingo, 16 de julio de 2017

RELATO PARCIALMENTE BIOGRÁFICO


Una vez más se encontraban viendo la tele sentados sobre el sofá beige de grandes flores. A ella siempre le pareció horrible, para él siempre estuvo bien, puesto que lo había elegido mamá.

Ella quería salir a pasear. Él prefería merendar primero, descansar después y esperar la llamada del amigo con el que salía cada noche. Luego sería tarde.

Se levantó a preparar la merienda. Estudió el grosor de las lonchas de queso que había comprado “la mamá”, dudando si ese día debía poner una o dos.

Llevó los sándwiches. Él seguía repochado sobre las flores. Se incorporó y comenzó la rutina:

—Apenas has puesto queso, esto es poco para mí, mi madre siempre me pone más.

—Pues el próximo que te lo haga tu madre.

Él se levantó a defender a mamá. Ella ese día habló. Él la agarró y la empujó contra la pared de la entrada: nunca había llegado tan lejos.

Ella se paró, lo miró, tomó el bolso y se arrancó la rebeca para permitir que crecieran sus alas ante los ojos expectantes de él. 

Sonrió y voló.


Marta Matamala.
Octubre, 2016






No hay comentarios: